viernes, 3 de noviembre de 2017

El 8 de Noviembre, a las 19,30  empieza  el II Seminario Mujeres en diálogo, organizado pro el Instituto Superior de  Pastoral. No os lo perdáis. La primera sesión correrá a cargo de la Comisión Diocesana Por una vida libre de violencias contra las mujeres  y el tema será  Mujeres y violencia. No os lo  perdáis  

miércoles, 1 de noviembre de 2017


XXII Encuentro de Mujeres y Teología

La asociación Mujeres y Teología de Zaragoza y la Red Miriam de Espiritualidad Ignaciana Femenina, os informamos y os convocamos al XXII Encuentro de Mujeres y Teología, que se celebrará en Zaragoza los días 28, 29 y 30 de septiembre de 2.018 con el tema:


SALTO VITAL
Creyentes y Feministas. Nuevas perspectivas.

https://www.youtube.com/watch?v=un08ZTmC_ME


Reservad la fecha y prepararos a “saltar”.
Os esperamos.

... Seguiremos informando.





                                                            

domingo, 29 de octubre de 2017

Paseando por Corcubión con Asun


Marisa Vidal Collazo

El 23 de febrero de 2015 fallecía, sorpresivamente, nuestra compañera Asun Louzán Tomé. El 18 de julio de ese año, las Mulleres Cristiás Galegas vivimos la Fiesta da Magdalena celebrando la vida de Asun. Nos reunimos en el muelle de Corcubión con Dora, Carme, Gloria y Rosa, sus hermanas y sobrina, para evocar la vida de Asun, tan ligada a esta villa marinera. También nos acompañó su hermano Alfonso.
La palabra nos convocó, y también las ganas de transformar el silencio de la muerte en lenguaje y acción, en resurrección. Recorrimos la villa en la que Asun vivió su infancia y juventud dejando en cada calle, en cada plaza, las palabras que Maite Cabanas seleccionó para cada momento vital y sus queridos girasoles, flores especiales para una mujer que convirtió en especiales muchos momentos de mi vida.
Mientra caminábamos, sus hermanas fueron desgranando para nosotras episodios de la vida de Asun, anécdotas y reflexiones, ligadas a los diferentes lugares de la villa de Corcubión por los que íbamos pasando. Acabamos nuestra ruta en el cementerio, fronte al mar, trascendiendo más allá de nosotras mismas la vida de Asun, ligada para siempre al Atlántico infinito.

Cada vez estoy más convencida de que es necesario expresar aquello que para mi es más importante, es necesario verbalizarlo y compartilo, aún a riesgo de que se interprete mal o se tergiverse. Creo que por encima de todo, hablar me hace bien. [... ]
Está claro que tengo miedo, porque la transformación del silencio en palabras y obras es un proceso de autorrevelación y, como tal, siempre parece lleno de peligros. [...]
Los motivos del silencio están teñidos con los miedos de cada quién: miedo al desprecio, a la censura, a la crítica, o al reconocimiento, al reto, a la aniquilación. Sin embargo, por encima de todo, creo que tememos esa visibilidad sin la que no es posible vivir de verdad.[...]
Y cuando las palabras de las mujeres se dicen gritando para que sean escuchadas, es responsabilidad de cada una de nosotras hacer lo posible por escucharlas, por leerlas y por compartilas y analizarlas para ver como afectan a nuestras vidas.
Podemos aprender a trabajar y a hablar aún teniendo miedo tal y como aprendemos a trabajar y a hablar cuando estamos cansadas. Nuestra educación nos enseñó a tener más  respeto al miedo que a nuestra propia necesidad de hablar y definirnos, y mientras aguardamos en silencio a que al fin se nos conceda el lujo de perder el miedo, el peso del silencio nos va ahogando.
El hecho es que estamos aquí y que pronunciamos estas palabras en un intento de romper el silencio y de reducir nuestras diferencias, pues no son las diferencias las que nos inmovilizan sino el silencio. Y hay multitud de silencios que deben romperse.
La hermana, la extranjera. Audre Lorde


1- El nacimiento - Enviadas por el Materno Espíritu.
La madre de Asun era de Cee y el padre de Estorde, cerca de Fisterra. Ella cosía y el trabajaba de electricista en Corcubión. Era de aquellos electricistas que tanto arreglaban una conexión como cobraban los recibos de la luz por las casas. Cuando se incorporó a la fábrica de Carburos de Cee, la familia se trasladó a la nueva villa. Pero Asun nunca se fue del todo de Corcubión. Se resistió al cambio todo lo que pudo, estrañada y ajena a cuanto sucedía en Cee, prolongando su vida en Corcubión como quien intenta recuperar una infancia perdida...
Recuerdo a Asun hablando de su madrina, a la que quería mucho, de la que recibió su nombre, Asunción, y que fue su referente de Mujer. La madrina era como una abuela para ella y para sus hermanas, en aquella calle de casas compartidas, en el que todo era comunitario. En esa calle, las ventanas de las habitaciones también eran puertas, y niños y niñas ensayaban la transgresión sintiéndose especiales al romper las normas.
La madrina era más que su madre… era su cómplice! Cando a niña hacía novillos y faltaba a la escuela, la madrina la acogía en su casa:
- “Agáchate Choncha, que te vai ver túa nai”, le decía cuando la madre salía a tender la ropa. Y la niña se escondía en la galería oyendo como la madrina seguía el juego, cómplice.
- “A nena xa veu da escola. Hoxe vai comer comigo”, le decía a la madre, que veía una ayuda del cielo en aquella vecina que se hacía cargo de la niña cuando ella no daba abasto con tantos hijos en casa.
La madrina era la vecina de la casa de al lado. Vivía con un hijo mayor, el padrino de Asun, y estaba siempre atenta a aquella niña especial, su ahijada, una nueva oportunidad que le daba la vida para cuidar y hacer futuro. Aquella calle de cuatro casas pequeñas que abrían sus puertas alrededor de una placita era el espacio familiar en el que cuidados y juegos íban de la mano. Y las habilidades se ponían al servicio de la comunidad. La madre de Asun se sentaba en la calle y enseñaba a todas a calcetar. Si alguna madre se tenía que ausentar, las otras quedaban al cargo de todo: de hijos y casas. Niños y niñas se criaban atendidos entre todas las vecinas.
Este espacio tan querido se quebró cuando la familia de Asun se fue a vivir a Cee. Aquella niña de siete años se resistía a romper con aquella infancia de juegos en la calle, y seguió yendo a la casa de la madrina siempre que tenía una ocasión. …y si no la tenía también: por dos veces de niña se escapó y fue caminando sola de Cee a Corcubión, a la casa de la madrina. Cando de adolescente tuvo que escoger un instituto en el que cursar el bachillerato la opción fue obvia: eligió el pequeño instituto de Corcubión antes que el de Cee, e allí volvió a encontrarse con las vecinas y amigas de la infancia.


AFIRMÁNDONOS
Al principio era la Madre:
El primer día hizo nacer la luz y la oscuridad. Y bailaron juntas.
El segundo día alumbró la tierra y el agua. Se tocaron.
El tercer día parió las plantas. Se enraizaron y respiraron.
El cuarto día parió a las criaturas de la tierra, del mar y del aire.
Caminaron, volaron y nadaron.
El quinto día su creación aprendió el equilibrio y cooperación.
Ella agradeció a su compañero el cuidado de su labor.
El sexto día celebró la creatividad de todas las cosas vivas.
El séptimo día dejó espacio para lo desconocido.

Un Dios que se parece a mí,
Patricia Lynn Reilly


2- De la infancia. Invito a A Nena Que Fun. Tamén a A Nena Que Foi Asun.
La escuela fue el siguiente espacio de encuentro con Asun. Se llamaba la de Corcubión Fundación José Carrera, en honor del indiano José Carrera Fábregas que patrocinó su  construcción con el dinero que ganara en Argentina. Aquel edificio, hoy sede del ayuntamiento, prometía en sus dos plantas escuela e internado, pero sólo llegó a existir la escuela. El piso segundo sólo se utilizó cuando el edificio cambió su uso de escuela a instituto, en el que una Asun adolescente estudiaría bachillerato.
Alrededor del centro había árboles frutales: manzanas, melocotones, castañas,… En la parte de atrás un campo de fútbol para las clases de Educación física, un lavadero y un pozo. Apenas cuesta trabajo ver a Asun, andando o en bicicleta, llegar de Cee para asistir a las clases, parar en la casa de la madrina e ir a clases particulares… Cuando no era salir a la plaza do rollo, también campo del mercado, a jugar al escondite o robar fruta en las huertas de las vecinas para comerla en la oscuridad cómplice del cine. La plaza era el lugar de los juegos, donde todos se conocen, donde la gente joven cuidaba a los más pequeños, como si de una gran familia se tratase.
En aquella casa de la galería, en el bajo, chicas y niñas aprendían a bordar. Sentadas en corro aprendían a mover la aguja. Asun contaba cuentos para todas y declamaba poesías aprendidas en el instituto o que ella misma inventaba. En la conversación ya se iba mostrando como una Mujer que escuchaba. En el corro del bordado todas hablaban a trompicones, interrumpiéndose unas a otras… pero Asun no. Asun era una mujer que escuchaba, y cuando intervenía en la conversación era para decir la palabra justa, aquella que nadie decía, la que salía del corazón que hace madurar a los pensamientos hasta sacarles el zumo de la sabiduría.


Nuestra sanación
Por propia experiencia y la de las mujeres con las que trabajo, estoy convencida de que nuestra sanación e la recuperación de nuestro poder avanzan y profundizan cuando el rostro de Dios se parece al nuestro: cuando nos imaginamos a un Dios a nuestra imagen y semejanza. La evolución del rostro de Dios va sucediendo a lo largo del tiempo. Es un cambio esencial hacia el autoamor, la confianza en nosotras mismas y la fuerza interior de nuestro poder de mujeres.
El camino hacia el rostro femenino de Dios requiere el exorcismo de los viejos nombres y rostros y la adopción de alternativas que afirman a la mujer. Estas nuevas imágenes son portadoras de sanación y a medida que nos sumergimos en ellas sanamos lo más profundo de nuestro odio hacia nosotras mismas. [...]
Cuando descubrí que spiritus significa respiración e imaginé que las ventanas de mi vida se abrían de par en par y la Respiración Sagrada soplaba en toda mi existencia aireando las viejas estancias cerradas de mi infancia recé: “Ven, aliento sagrado, ven. Sopla en las viejas habitaciones llenas de polvo. Refréscalas y renuévalas”. En esos momentos no tenía miedo y dejaba que el Espíritu de Vida me sorprendiese. [...]
Ya no rezaba a un Dios lejano, sino a mis sentimientos y sueños, y a La Niña Que Fui. La espiritualidad comenzó a brotar del fondo de mi a medida que reconocía la presencia del Espíritu Divino dentro de mi propia experiencia. Ya no me era impuesta por un Dios masculino desde fuera de mi vida. Llamé a mis sentimientos.
Invoqué a mis sueños.
Invité al Espíritu que me habitaba en mi infancia, imaginándolo como La Niña Que Fui, a que me contase sus historias.
Un Dios que se parece a mí,
Patricia Lynn Reilly


3- Asun en la adultez (1).  Espacios para una misma. Espacios nuestros, tiempos entre nosotras. Asun los buscó, los vivió.

Casi sin querer, del campo del mercado llegamos a la iglesia, que está abierta. El gótico marinero nos saluda y nos dá la bienvenida al suelo sagrado de la confidencia, de la vivencia más honda. Nos miran desde sus altares San Marcos y la Virgen del Carmen… Una mujer cuenta que sólo hay dos iglesias dedicadas a San Marcos en el mundo: la catedral de Venecia y la parroquial de Corcubión… y sentimos que estamos ya casi tocando la magia.
La forma particular que Asun tiene de vivir la espiritualidad se forjó en estos muros. Aquí Asun inició su vida cristiana: fue bautizada, comulgó por primera vez, se confirmó y se casó. Los inicios parecen simples, comunes a otras muchas personas, pero el resultado del madurar de la fe siempre es único, diferente en cada persona.
Asun era diferente, y en su juventud pujaba por mostrar esa diferencia. Por eso se casó vestida de rojo. Como cualquiera chica que prepara su boda, fue a A Coruña con dos hermanas, a ver y probar vestidos. E quedó prendada de aquel: largo, rojo, con un volante en el escote y una flor en la cintura. Y ya no fue posible hacerle cambiar de idea.
Las hermanas llegaron a la madre entre risas y con algo de temor.
- Mamá: a ver se acertas de que cor é o vestido de Asun??.
- Non se lle ocorrería compralo negro??

Dicen que cuando vio el vestido casi se desmaya. Pero Asun estaba guapísima en su boda, vestida de rojo, el pelo suelto, los gladiolos blancos en la mano… Aquella novia quedó en el recuerdo de las gentes de Corcubión…E a nosotras, sentadas en los bancos de la parroquial de Corcubión, casi nos parece ver subir por la nave central a Asun, novia enamorada, con sus 18 años, la juventud recién estrenada… El novio es mayor; tiene casi 10 años más que ella…
Se casan y se van a vivir a Vigo. Se abre un amplio paréntesis en la presencia de Asun en Corcubión. Inicia una nueva etapa en su vida: la de mujer casada, tan diferente entonces a la vida de joven soltera. Nacen Xoán Xosé y Eva y al mismo tiempo estudia magisterio y saca plaza de maestra. La inquieta Asun no para, no se conforma, no acaba de encontrar su lugar en el mundo…

ENSIMISMADA
Con los ojos cerrados
la mujer desciende hacia la cotidianeidad:
los platos del desayuno
el ruido de los hijos marchando a la escuela
y el marido

Quisiera encontrar el espacio
para quedarse sola
después de los recibos
y los oficios domésticos
Pero la vida es un continuo devenir
y nada se detiene por ella
o le cede el minuto de silencio

La mujer entonces se rebela
y se atrinchera en un declarado egoísmo
Así logra sobrevivir
echar al viento sus talentos
cosechar los frutos prohibidos
mientras sus hijos
y los demás
le reprochan
su ensimismamiento.

Fuego soy, apartado y espada puesta lejos
Gioconca Belli


4- Asun en la adultez (2). Me ocupo de mi sin culpas. Con Asun.
El matrimonio no es lo que Asun soñaba, ni resulta para ella tan plenificador como quisiera. La vida se vuelve invivible, y piensa en separarse. El hijo y la hija eran muy pequeños y su  decisión se va posponiendo casi 10 años. Faltan apoyos firmes que la acompañen en su decisión. Son tiempos de dolor, de silencio, de madurar lento, de interiorización… Asun se va dando cuenta de que o espíritu de sacrificio, a sumisión y el silencio en los que fuera educada la están destruyendo. En Vigo, lejos de su Corcubión, sin madrina protectora, las seguridades se desvanecen… Pero cuando una puerta se cierra, otra se ha de abrir. Aquella chica rebelde a la que le cuesta encajar en el mundo vive Vigo, la ciudad, como hervidero de nuevas espiritualidades. Libros, encuentros, círculos de amigas,… le hacen descubrir la gracia de Dios como un proceso de autovaloración y autorrealización. Ante ella se va abriendo un amplio abanico de nuevas y ricas posibilidades de maduración personal. Se descubre hija de Dios en la circularidad del amor al que todo hijo e hija de Dios tiene derecho.
El círculo familiar se amplía. Aquella pequeña calle natal se ensancha en círculos de amigas que la sostienen y apoyan, en libros que le dan la vida del modo más literal que una persona pueda imaginar. Yo no soy capaz de recordar a Asun sin un libro entre las manos, y no recuerdo una conversación en la que no hubiera libros de por medio. Libros que estaba leyendo o que había leido. Libros que saboreaba sentada en el sofá da casa, que regalaba y recomendaba. En las amigas y en los libros encuentra la fuerza para dar el golpe de timón que corrija el rumbo de su vida. Asun toma su vida en la palma de su mano y se rehace de un modo nuevo. Poco a poco le brotan alas de mariposa, pintadas de colores. La creatividad de aquella niña que recitaba poesías en los círculos del bordado se derrama en las clases de la maestra, en la Escola de Espiritualidade, en las asambleas y talleres de la Asoc. Mulleres Cristiás Galegas - Exeria, en la catequesis parroquial, en la tertulia literaria de mujeres de Pontevedra… Allí donde va deja huella su saber estar, en silencio, escuchando desde el corazón para, desde el centro del corazón, poner una palabra o un gesto en la reunión, recogiendo los sentires y poniendo verdad.
…y se la ve feliz. Sus hermanas no pueden menos que confirmar y agradecer el cambio.

CULPAS OBSOLETAS

Un momento de soledad
de paz
y la tarde es mía.
Me puedo sentar a leer
sin sentirme culpable.
Sin pensar que debía salir
a comprar el líquido para desmanchar las alfombras
o bajar a jugar con la niña.

¿Cómo será, me pregunto,
no sentir incesantemente
que uno debería ocupar varios espacios al mismo
tiempo?
No pensar, mientras se tumba uno con un libro,
que se debería estar haciendo otra cosa.
Asumir, como hacen los hombres,
la importancia del tiempo
que dedicamos al propio enriquecimiento.

Las mujeres
tenazmente sentimos
que le estamos robando tiempo a alguien.
Que quizás en ese preciso instante
se nos requiere
y no se cuenta con nosotras.
Precisamos todo un entrenamiento
para no borrarnos, minimizarnos,
constantemente.

¡Ah! ¡Mujeres compañeras mías!
¿Cuándo nos convenceremos
de que fue sabio el gesto
de extenderle a Adán
la manzana?

Apogeo, Gioconda Belli



5- La muerte de Asun. En la escucha del Misterio del Amor.
Pero la finitud se impone. El cuerpo de Asun no es tan fuerte como su espíritu, y va acusando cada cambio. En su preocupación por cuidar a otras personas, se le olvida muchas veces el propio cuidado.
Nuestro recorrido acaba en el cementerio, donde Asun duerme enterrada al lado de su abuela, mirando las dos al Atlántico infinito. Allí llegamos en silencio, dejamos flores en su tumba y cantamos los versos de Yolanda Castaño:
Miñá irmá, miña irmá, miña amiga,
tan igual a min e tan distinta,
dáme a man e farémonos grandes
temos xuntas a forza dos mares.

Pero no. No busquéis entre los muertos a la que está viva. Asun está resucitada en nosotras, hermanas, amigas, compañeras… en su nieto, en su Corcubión querido, y también en cada mujer que se autovalora y autorealiza, y en el amor de Dios que nos habita.
Lo único que queda es el amor: el amor que Asun puso en cada una de nosotras. Amor a manos llenas o en pequeñas migajas, amor que se une en el Amor, que nos hace más plenas, que nos da alegría, que nos convierte en versiones mejores de nosotras mismas. Ese amor infinito como el mar, en el que nos sumergimos para salir renovadas.



PERDURAREI NA ARXILA


Da fonda luz que emerxe do misterio
das macias claridades engaiadas,
no tempo abrollará unha flor sen nome.
Cecais unha herba doce e solermada.
Algo inxel e tan íntimo, tan mínimo
como un aceno. Unha sorrisa ou bágoa.

Algo marabilloso. Mesmo un beixo.
Ou a enreda do sol. Ou prismas de auga.

Sentiremos o vivo pulo. O intenso
esplendor das belezas engadadas.
O cálido alentar que nutre a vida.
O seu límite puro. A celme gracia.
Os lábiles axexos dunha sombra.
Unha lúa de nimbos coroada.

Algo que coallará. Que irá  empuxándonos
polo aire terso e as tercas orballadas.
Polos ámbitos ásperos e os xabres.
Debalados por lumes e borrallas.

Perdurarán os sangues polos trebos.
Polas malvas e as edras empoeiradas.
Por adros de mouranzas campesías.
Ventos de obsesas aves, de volallas.

Escada interminable que se enleia
con xabre, estrelas... Vida encadeada.

Desmemoriado río
Pura Vázquez



Cuerpo de mujer, cuerpo sagrado, cuerpo de Cristo.



Recientemente ha estado en Madrid la teóloga brasileña  María Clara Luchetti BingemerAprovechando su estancia en Barcelona con motivo de la inauguración del curso en Cristianisme i Justicia  y la presentación de su último libro en Madrid: El misterio de dios en el mundovarias entidades y colectivo de iglesia: el Instituto Superior de Pastoral, la Red Miriam de Espiritualidad Ignaciana femenina y la Asociación de teólogas españolas convocamos un encuentro-conferencia abierta con ella con el título: El don y la gracia de ser mujer. Reflexiones desde una teología contextualizada. 

María Clara forma parte de la primera generación de mujeres teólogas de América Latina que han abierto camino y siguen haciéndolo en la reflexión sobre Dios “en cuerpo de mujer” y la imposible separación entre la teología y mística.
Repensar la  antropología teológica desde la deuda pendiente con la corporeidad y especialmente con  los cuerpos de las mujeres como cuerpos a imagen y semejanza deDios y sus  consecuencias en la vida social y eclesial es una de sus principales aportaciones.
A partir de la experiencia de las luchas de las mujeres populares en América Latina:  Las Madres de Mayo (Argentina), las Madres de  Atacam(Chile) y las Madres del Tráfico  (Brasil) María Clara profundiza en la maternidad de Dios como metáfora para pensar el Misterio y en el poder del cuerpo femenino y su capacidad de  rescatar vida, aun en las situaciones donde la violencia y la justicia son más extremas.
Reflexionando las conversaciones mantenidas en estos días con María Clara experimento larebeldía de muchas mujeres que en mi interior me empujan a escribir este post y la terquedad de las preguntas: ¿Cómo podemos entonces seguir sosteniendo un sistema en el que los cuerpos de las mujeres y las niñas siguen siendo los más violentados y explotados en toda la geografía del planeta?
¿Cómo podemos terminar acostumbrándonos al aumento de las cifras de los feminicidios en el mundo, las muertes de las defensoras ambientalistas por amenazar los intereses de las grandes nacionales hidroeléctricas, la trata de mujeres o la hipersexualización del cuerpo femenino y su apropiación como reclamo sexual para estimular los valores más depredadores del  poder capitalista y patriarcal.
Recientemente  un anuncio de coches de lujo de segunda mano de la empresa Aston Martin se ha vuelto hacer viral. En él aparece una mujer abierta de  piernas  y un mensaje que dice: “sabes que no eres el primero pero realmente no te importa. Parece que el anuncio fue denunciado pero continúa moviéndose por las redes cada cierto tiempo.
También hace unos días una amiga profesora me comentaba que los adolescentes de su colegio juegan ahora con unos nuevos cromos en el recreo y que al fijarse bien en ellos se dio cuenta que se trataba de anuncios de servicios sexuales recogidos en los parabrisas de los coches.  El juego consiste en  intercambiar  a la chica filipina, por la nigeriana, la  rubia por la mulata.
Los cuerpos rotos y explotados de las mujeres en el mundo reclaman justicia y reparaciónCuerpos de mujeres, cuerpos sagrados, cuerpos violentados, cuerpos resilientes, cuerpo eucarístico y resucitado de Dios que se entrega para que haya vida en abundancia y dignidad reconocida en todas las mujeres de la tierra.
Cuerpos de mujeres, clamor de Dios vivo que  en los movimientos de  liberación grita: Ni  una menos.   
Pepa Torres, www.entreparentesis.org 26/10/2017

lunes, 23 de octubre de 2017

#MeToo, #yotambien, #amitambien
Estos días se lee en las redes sociales el hashtag #MeToo o #yotambien. Se ha viralizado como una forma de solidarizarse con las víctimas de acoso o para decir en voz alta que se ha sido víctima y denunciarlo. Lo que no se nombra no existe, decimos. Esto es cierto para algunas realidades, pero no para las vivencias que, aun sin nombrarlas, nos siguen atormentando después de vividas, lloradas y olvidadas.
A mí me duelen cosas que nombro, pero también, y muy a mi pesar, lo que no nombro. No solo existe lo nombrado, los fantasmas de la memoria también revolotean y se me posan en el estómago cuando veo compartir en Facebook o en Twitter el hashtag #yotambien.
Me sentiría más cómoda si el hashtag #meToo se hubiera traducido #amitambien, porque #yotambien me lleva a buscar frases en las que ser sujeto, cuando en esta historia yo me sentí “objeto”: a mí también me acosaron. Hace casi 10 años, durante año y medio. A mí también me callaron haciéndome sentir culpable: “es que me mirabas así”, “en el fondo me estabas buscando”, “me da igual que no quieras nada, acabarás queriendo”… Cuando escucho a otras víctimas (que no saben que #amitambien), siempre les digo que no tienen por qué sentir culpa o vergüenza, pero cuando miro detrás de mis ojos, veo cómo la culpa acampa a sus anchas.
Durante un año pensé que eran tonterías mías, que era una exagerada, hasta que mi cuerpo empezó a temblar por las mañanas, al ir al trabajo, y mis ojos a llorar por las tardes, después de una hora caminando, para olvidar el día. Fue mi cuerpo quien me dijo que “a mí también”, mientras mi cabeza me decía que estaba exagerando, o permitiendo que pasara, o que me estaba callando… Fue mi cuerpo el que un día me dijo: “o él o tú” y fue entonces cuando me atreví: dejé el trabajo, sin dar explicaciones (solo dos personas sabían la verdadera razón). Todos (familia, amigos, colegas del trabajo) decían que estaba loca, que si “en plena crisis”, dejar un contrato indefinido sin tener otro trabajo esperándome. A nadie pude decirle que “a mí también” y por eso tuve que dejar el trabajo, para no ver más a ese energúmeno y para poder seguir levantándome cada mañana.
Y lo que parece valentía: dejar el trabajo por abrir la puerta a otros proyectos, escondía en realidad lo que para mí fue una gran cobardía: no supe pararle, no pude partirle la cara cada vez que invadía mi espacio o me abrazaba sin permiso, revisaba mis cosas, controlaba lo que tiraba en la papelera, cerraba la puerta para que nadie pudiera ver que se acercaba demasiado…  #amitambien me pudo el miedo, #amitambien me hizo sentir que no era dueña de mi vida, que ella era su “objeto directo” y que él podía hacerla temblar a su antojo.
El único momento en que me identifico con el hashtag es ahora que escribo, después de años de silencio: #yotambien escribo y me solidarizo con quienes han sido violentadas, anuladas, perseguidas, emocionalmente saqueadas, desgarradas, en sentido literal o figurado; #yotambien siento vergüenza, rabia e impotencia y me duele pensar que, si ocurriese lo mismo, volvería a sentirme objeto. Ojalá que esta sociedad sea cada vez más sensible a este dolor, que no por no nombrarlo, deja de existir. Las Diotimas.
Asociación Deconstruye: http://deconstruye.es/

@DeconstruyeAsoc
LasDiotimas.Instagram
Deconstruye en Facebook

viernes, 13 de octubre de 2017


Encrucillada
Nota de Prensa.
XXXII Foro de Encrucillada.  Cuerpos esclavizados
Auditorio Abanca. Santiago de Compostela.
21 de octubre de 2017. A partir das 10.00.

Las personas no somos cosas. Eso parece estar claro. Pero la verdad es que no lo está.
Cuando un grupo de jóvenes sale a festejar una despedida de soltero no es infrecuente que acaben en un club de alterne. Lo mismo sucede con las jóvenes cuando contratan los servicios de un «boy». «Es sólo para divertirse». «No hay maldad». «Todo el mundo lo hace». Pero lo que si hay es consumo, precio, mercancía, uso y pago.
Quien paga manda. Y el que cobra obedece. Y en este caso el comercio es el cuerpo de la persona comprada o alquilada.
¿No son cosas las personas?
Fulanita me limpia la casa. Plancha la ropa y recoge a los niños en el cole. No tiene contrato, ni seguridad social, ni papeles, pero no importa porque somos nosotros quienes le hacemos un favor a ella dándole trabajo. Le pagamos en efectivo. Es decir, en negro. En dinero sin declarar. Y creemos que hacemos bien. Por lo menos, no demasiado mal. «Todo el mundo lo hace». «No hay maldad». «Ella saca beneficio».
El próximo 21 de octubre la Asociación Cultural «Encrucillada» celebrará su XXXII Foro en el  Auditorio de Abanca, en Santiago de Compostela. De 10.00 a 19.00 h.
Se centrará, precisamente, en esta cuestión de tanta actualidad dado el creciente problema da trata de personas. España es un centro europeo privilegiado de recepción y distribución de personas esclavizadas en todo el continente europeo.
El título del Foro es «Cuerpos esclavizados. Esclavitudes en el siglo XXI». Y contaremos con la presencia altamente cualificada de la prof. Carmen Meneses, experta en el problema de la prostitución, docente en la Universidad Pontificia Comillas. Y también con Elena Arce, de la Oficina de la Defensora del Pueblo, experta en explotación laboral.
El Foro tendrá por la tarde una mesa redonda en la que Lourdes Pazo, Mercedes Andrade y Olaia Rodil abordarán las cuestiones relacionadas con los vientres de alquiler, o empleo doméstico y la prostitución en Galicia.
El broche de oro lo pondrá la escritora y académica Marilar Aleixandre con un recital poético.

domingo, 1 de octubre de 2017

Bilqiss, Saphia Azzeddine, Ed. Stock, Paris,Bilqiss, Saphia Azzeddine, Ed. Stock, Paris, 2015

Trad. al español “El viento en la cara”, Grijalbo Narrativa.


Saphia Azzedine, autora de “Confidencias a Alá”, nos invita, en su sexta novela, a una nueva reflexión sobre cómo ser mujer en un mundo hostil.
En un país en el que se aplica implacablemente la sharia, Bilqilss, una joven viuda, libre y tenaz, se enfrenta a un proceso del que ya conoce la sentencia: la muerte por lapidación. Su pecado: haber convocado a la oración en lugar del muecín.
Otros dos personajes relatan, en alternancia con Bilqiss, los acontecimientos: El juez que, perturbado íntimamente por la belleza de la libertad de su espíritu, es capaz de traicionarse a sí mismo y una joven periodista americana, en busca de noticias fascinantes.
¿Quién le tirará la primera piedra? ¿dónde buscará Bilqiss salvación? Por un lado un juez vacilante y equívoco, por otro lado la compasión occidental, cargada de buenas intenciones pero culturalmente autocentrada e ignorante del mundo musulmán.
Bilqiss permanecerá erguida y libre hasta el final. Ella, que podría tener todas las razones para renegar de Dios, nos da una lección de fe. Bilqiss cree en un Dios que, lejos de haberla abandonado, ha sido abandonado por los ignorantes que la acusan en su nombre. Bilqiss no presenta ninguna queja a Dios “¿Iría un calvo a quejarse al peluquero?. Bilqiss nunca le pidió nada a Dios, eso le parecía oportunista y grosero. Como si no nos hubiera ya dado bastante, decía. ¿Podemos amar a Dios por lo que es sin esperar arañar un poco de salud, un poco de amor y mucho dinero? Mendigos es lo que somos, no creyentes”. Una recomendación de Alicia Nicás

martes, 26 de septiembre de 2017

¡ ¡ Nos la hemos traído ! !

El próximo miércoles 18 de octubre tendremos el privilegio de conversar con Clara Lucchetti Bingemer. Doctora en teología e investigadora, mujer sabia y de su tiempo que nos ha querido acompañar en lo que seguro es una tarde para el encuentro y el crecimiento espiritual, intelectual y humano.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Oración con las mujeres de la  Biblia.
Congreso Teología 2017, Comunidades
cristinas CEMI

-    Sal del arca tú, y contigo tu mujer, tus hijos y las mujeres de tus hijos. Saca contigo a todos los animales (Gn 8, 13 – 14) Que la mujer de Noé nos conceda el arte de saber guiar las criaturas de la Tierra.
-  Y dijo Sara: “Dios me ha dado de qué reír; todo el que lo oiga se reirá conmigo” (Gn 21, 6) Que recibamos de Sara la fe para seguir su sueño por el desierto y para creer que lo imposible es posible.
-          Dijo Rebeca a su hijo Jacob: “¡Sobre mi tu maldición, hijo mío! Tú obedéceme, basta con eso” (Gn 27, 13) Que Rebeca nos ayuda a vencer la opresión de la costumbre.
-          Y Jacób amó más a Raquel que a Lía… Vió Yavhé que Lía era aborrecida y la hizo fecunda (Gn 29, 31 – 35) Que Lía nos dé aguante y perseverancia en la soledad.
-          Por la fe la ramera Rajab no pereció con los incrédulos, por haber acogido amistosamente a los exploradores (Hb. 11, 31) Que Rajab nos enseñe a abrir las puertas de nuestra casa y nuestro corazón a los extranjeros, a los diferentes y a entender la buena noticia que traen.
-          Miriam, la profetisa, hermana de Aaróbn, tomó en sus manos un tímpano y todas las mujeres la seguían con tímpanos y danzando en coro. Y Miriam les entonaba el estribillo: “Cantad a Yahvé pues se cubrió de gloria” (Ex 15, 20, 21) Que Miriam nos ayude a encontrar siempre palabras de gozo, alabanza y bendición.
-          En aquel tiempo, Débora, una profetisa era juez en Israel. Se sentaba bajo la palmera de Débora, entre Ramá y Betel, en la montaña de Efraín, y los israelitas subían donde ella en busca de justicia (Jue 4 -5) Que Débora nos ayude a ver al Señor marchando siempre delante de nosotros y a tomar la palabra con valentía.
-          Soy una mujer acongojada, no he bebido, sino que desahogo mi alma ante Yahvé …hasta ahora sólo por pena y pesadumbre he hablado. Elí le respondió: “Vete en paz y que el Dios de Israel te conceda lo que le has pedido (1 Sam 1, 15 – 17) Que con Ana tengamos la audacia de pedir al Señor lo imposible.
-          Rut respondió: “No insistas en que te abandone y me separe de ti, porque donde tu vayas, yo iré; donde habites, habitaré. Tu pueblo será mi pueblos y tu Dios será mi Dios” (Rut 1, 16 – 17) Que con Rut sepamos conservar lo mejor que nos han dejado nuestros mayores.
-          No vacilaste en exponer tu vida a causa de la humillación de nuestra raza. Detuviste nuestra reunión procediendo rectamente ante nuestro Dios. (Jud 13, 20) Que Judit nos anime a participar de los caminos de liberación de nuestros pueblos.
-          Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y  este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque nada es imposible para Dios. (Lc 1, 36 – 37) Que Isabel, la madre de Juan, nos enseñe como hacer fértil lo que parece esteril.
-          Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre (Lc 1, 40) Que María, la madre de Jesús, nos muestre el fruto bendito de su vientre.
-          Sí, Señor, repuso ella, pero también los perritos comen las migajas que caen de la mesa de los amos (Mt 15, 27) Que la mujer cananea nos regale su atrevimiento, su audacia y su libertad.
-          La mujer, dejando el cántaro, corrió a la ciudad y dijo a la gente: “Venid a ver a un hombre que ha dicho todo lo que he hecho. ¿No será el Cristo?” salieron de la ciudad y fueron donde él. (Jn 4, 28 – 30) Que con la Samaritana volvamos a casa anunciando que Jesús nos ha devuelto el sentido de la vida y nuestra dignidad.
-          Por eso te digo que quedan perdonados sus muchos pecados, porque ha amado mucho. (Lc 7, 47) Que con la mujer pecadora no tengamos miedo a amar ni a pedir perdón.
-          Vete donde mis hermanos…Fue María Magdalena y dijo a sus discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras (Jn 20, 17 – 18) Que con María Magdalena aprendamos a se fieles en nuestro seguimiento de Jesús hasta el final, a ser testigos de su Resurrección y apóstol en su anuncio.
-          A una de ellas, llamada Lidia, vendedora de púrpura,.. el señor le abrió el corazón para que se adhiriera a las palabras de Pablo (Hch 16, 14) Que con Lidia, la comerciante de púrpura, acojamos en nuestro corazón la Palabra de Dios.
-          Algunos hombres se adhirieron a él y creyeron, entre ellos Dionisio Areopagita, una mujer llamada Damaris y algunos otros (Hch 17, 34) Que con Damaris sepamos convertirnos cada día a la Palabra.

-          Se encontró Pablo con un judío llamado Áquila… y con su mujer Priscila…, se llegó a ellos, y como eran del mismo oficio, se quedó a vivir y a trabajar con ellos (Hch 18, 2 – 4) Que con Priscila aprendamos a anunciarte y a poner a disposición del anuncio lo que somos y tenemos.

sábado, 9 de septiembre de 2017

“Regalarnos una tarde”
“Regalarnos una tarde”, Mariola López Villanueva. Col. Sauce, 208. Ed. PPC. Madrid, 2017

Un bonito título me llamó la atención y compré el libro. Y encontré un compendio de artículos de Mariola López Villanueva publicados en “Vida Nueva” como breves escritos dirigidos a religiosos y religiosas. Pero sus reflexiones nos vienen bien a cualquier compañera de Jesús. Y nos interpela, propone lecturas o películas, nos despierta la curiosidad por profundizar en amigas y amigos del Señor que nos va presentando, plasma qué es el “encontrar a Dios en todas las cosas” ignaciano y lo hace vida, cotidianidad, sencillez... ¡Y hasta se refiere a un encuentro de la Red Miriam!

Una lectura agradable, estimulante para seguir caminos de discernimiento en nuestra vida de cada día.
una sugerencia de Mª Antonia Bogoñez Aguado

sábado, 22 de julio de 2017

EN NOMBRE DE DIOS...NI UNA MUERTA MÁS


En el día de María Magdalena la iglesia de Madrid, desde la Vicaría de Pastoral Social e Innovaciòn y la Comisión Diocesana Por una vida libre de Violencia contras las mujeres saca la campaña: EN NOMBRE DE DIOS NI UNA MUERTA MÁS  y se se suma a las iniciativas de la sociedad civil en su erradicación así como en la reivindicación de medidas sociales, legales y educativas.

viernes, 21 de julio de 2017

Comisiòn Diocesana POR UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

Mañana  se lanza la campaña EN NOMBRE DE DIOS NI UNA MUERTA MÁS 


II Jornadas Pensamiento Fe y Justicia



El pasado 30 de junio y 1 de Julio tuvo lugar en Cristianisme i Justicia, en Barna, la II Jornada Pensamiento Fe-Justicia.

Algunas compañeras de la Red Miriam participaron en el seminario : La gran prueba de la incorporación  de los cuidados y los feminismos en  el pensamiento social y teológico.

 En este link compatimos un vídeo sobre  las Jornadas

martes, 18 de julio de 2017

Caravana Abrir Fronteras . Melilla

No hay espiritualidad sin justicia.
En a valla de Melilla, en la Frontera Sur se violan sistemáticamente los DDHH .
La caravana Abrir fronteras, constituida por mas de 450 personas  
están  allí  para denunciarlo. y visibilizarlo 
Nos sumamos a su " revuelta" que es también la nuestra  
OPEN THE BORDERS 
  

miércoles, 28 de junio de 2017

sábado, 27 de mayo de 2017

RAMADAN

Nos unimos en este inicio del día de Ramadán a nuestras hermanas y hermanos musulmanes,

sábado, 20 de mayo de 2017

“Mujeres silenciadas”

Este es el título de una exposición que desde el 22 de noviembre 2016 y hasta el 3 de setiembre de 2017 (¡ha sido prorrogada!) presentará la figura de una mujer poliédrica, versátil, que ha pasado desapercibida en la historia de Barcelona, de la Iglesia, de la literatura, de la mística... Y seguramente en todos estos campos merecería ser reconocida. Una calle en el barrio de Pedralbes es quizás la única pista que mucha gente hemos tenido de ella. Se trata de sor Eulària d’Anzizu.
         Unas cuantas palabras claves para abrir las ganas de descubrirla: huérfana; miembro de la burguesía barcelonesa; protegida por la familia Güell; rica heredera y deseada por muchos muchachos de la sociedad catalana; poeta que se cartea con Mossèn Cinto Verdaguer, que le dedica incluso algún poema; se siente llamada por su Amigo Jesús y entra como clarisa en el Pedralbes; con su dinero ayuda a la restauración del monasterio; archivera... Falleció a los 48 años hace ahora un siglo y aún es recordada por la comunidad clarisa. Una mujer libre, inteligente, culta, de de profunda vida espiritual... Y que dejó huella en el monasterio de Pedralbes, que acoge la exposición.
Aprovechemos la ocasión para dejarnos cautivar por la belleza del edificio, el silencio de su claustro, e intentemos descubrir tantas mujeres que han hecho historia, pero que la Historia que nos ha llegado las ha silenciado. ¡Resulta fascinante!
Maria Antònia Bogónez Aguado, 
desde "L´Agulla", https://elpunxo.wordpress.com/2016/12/21/dones-silenciades/
 

martes, 16 de mayo de 2017

De corajes y miedos



"De nuestros miedos nacen nuestros corajes, y en nuestras dudas viven nuestras certezas.
 Los sueños anuncian otra realidad posible y los delirios otra razón. 
En los extravíos nos esperan los hallazgos,
 porque es preciso perderse para volver a encontrarse" 
(Eduardo Galeano)  



sábado, 13 de mayo de 2017

IV Foro: Conversatorio. Relatos Vitales: Espiritualidad y creatividad

 La filosofa María  Toscano, la militante de la HOAC y concejala  Monica Rossi y Puy y Virginia de Aim Karem nos compartieron su experiencia  como punto de partida de nuestros posteriores diálogos en grupos

algunas fotos del IV FORO: Espiritualidad ¿ Creatividad o lo de siempre?


IV FORO: Espiritualidad... ¿Creatividad o lo de siempre?


El  6 y 7 de Mayo  tuvimos nuestro foro anual. Mabel , una compañera de Mujeres y Teología de Zaragoza en su evaluación nos  contaba su experiencia 

Cansadita, sí. Contenta, mucho. Antes de irme a dormir, os mando la evaluación y os prometo 

No es que quiera reconocerme vieja, pero tengo 50 años y un recorrido. 

No es que quiera reconocerme sabida, pero tengo 50 años y un recorrido.

No es que quiera reconocerme trabajada por dentro, pero tengo 50 años y un recorrido.

No es que quiera reconocerme feminista, pero tengo 50 años y un recorrido.

Salir de mi casa, me cuesta a los 50 años y un recorrido.

Mido a dónde voy, con quien voy y para qué.

Cuando regreso feliz, llena, henchida de gozo, con las tripas alineadas con el corazón y la cabeza me digo: Guapa, tienes 50 años y muuuuuuuuuucho que recorrer, y a poder ser, que sea cerca de estas mujeres

Os valoro TODO y detallo: exquisito lenguaje en el folleto y en el fin de semana. Exquisito, repito. Otro. No pensaba que podía haber "otro" más y muy bueno. (El problema de los 50 y el recorrido que os decía antes) Exquisitas las presencias y comunicaciones. La vida misma sobre la mesa, contada sin florituras, desde lo hondo. Os admiro y os valoro que le "deis al vuelta" al lenguaje ignaciano. Ahora será útil.

La iglesia ha perdido todas las hermosas tradiciones profundas por no saber ponerlas en otro lenguaje. Os admiro y os valoro por no depender del cura o gurú de turno. Gracias por enseñar otro camino, el de la U, para seguir avanzando. Siento que todo confluye en un momento histórico donde lo espiritual es lo más humano y hermoso que podemos trabajar.

Hermosas oraciones, hermosas celebraciones, hermosos cantos, hermosas danzas. 

Mujeres bellas sois, que no os guardáis el saber, sino que lo compartís a la altura de las demás. Vuestras caras, vuestras expresiones, me acompañarán durante mucho tiempo.

Descansad tras el trabajo bien hecho. He disfrutado de cada detalle. He visto la creatividad, al servicio de la espiritualidad, lejos de "lo de siempre" que también lo tenemos en el feminismo, no nos quepa duda. 

Reutilizaré casi todo en mi aula de 6º. Desde los sobres con lo que germina, hasta las manos desde el sol, pasando por las danzas. Todo me vale, todo lo meto para trabajar la dimensión profunda de mis alumnos y alumnas. Con un poco de azúcar, va la PÍLDORA. Con al funda de la atención plena, el mindfulnes que se llama ahora, va todo para adentro.

Y todo, todo, irá también a Mujeres y Teologìa de Zaragoza en la próxima sesión. Lo diremos atropelladas, bullendo las palabras en nuestras bocas, con sonrisas y gestos vuestros que repetiremos sin darnos cuenta, porque... os hemos instalado muy dentro de nosotras. Es un honor llevaros dentro, es un honor haber bebido de vosotras, es un honor haber aprendido de vosotras.

Descansad. Y en unos días, seguid trabajando. Nosotras, yo misma, tras esta noche, voy a hacer lo mismo. 

Prototipando voy... prototipando vengo... y en el camino, NO me entretengo, y en el camino NO me entretengo. Estoy en ese momento.

Que la paz, esté en todas vosotras, aulladoras de la Ruah.

Mabel.